Recuperación del Quebrantahuesos

Consideramos que las Areas de Alimentación Suplementaria mantenidas regular e ininterrumpidamente, son la causa de la recuperación del quebrantahuesos. Nada hay en contra de esta afirmación y si mucho a favor. Su actividad debe potenciarse con la seguridad de que revertirá, como hasta ahora, en claros beneficios para la especie.

Alimentación Suplementaria Vs Quebrantahuesos

Donázar aplica el modelo demográfico de Mertz al quebrantahuesos. Dicho modelo permite predecir en que medida aumentará la población de quebrantahuesos en función de la variación de tres parámetros: la supervivencia adulta, la preadulta y la productividad.

El autor concluye que lo mas efectivo para la recuperación de la especie sería reducir las mortalidades adulta y preadulta, con incidencia poco significativa de las mejoras en la productividad.

La alimentación suplementaria aportada en Huesca de modo regular e ininterrumpido comienza a principios de los años 80, por parte de Pascual Garrido y David Gómez Samitier, con la colaboración de la D.G.A. y el extinto I.C.O.N.A., también el F.I.R. belga aporta ayudas. Poco después son José María Miranda y el Fondo Amigos del Buitre, los que participan activamente. Finalmente, en 1990 se une a esta iniciativa ADEPA. Entre todos ellos crean una red de aportes tróficos, que ha funcionado ininterrumpidamente hasta hoy y que cubre los principales núcleos reproductores del quebrantahuesos

Referencias geográficas relativas al Pirineo aragonés:

  • Pascual Garrido, David Gómez y el Fondo Amigos del Buitre el sector sur-central pirenaico (prepirineo central)
  • José María Miranda, el sector Nororiental
  • ADEPA, el sector Noroccidental

No existen datos concretos del contingente poblacional de la especie cuando comenzara el conjunto de esta actividad, pero se puede estimar en unas 30-35 parejas para todo el Pirineo [2] y [3]. Hoy día (año 2000) se censan más de un centenar de unidades reproductoras y existen estimas, quizás demasiado optimistas, de hasta 150 parejas [4]. Para este incremento poblacional, de aproximadamente el 350% en 17 años (5% anual aprox.) y según lo expuesto por Donázar antes referido, se deberían haber reducido las mortalidades adulta y preadulta considerablemente.

No sabemos si la mortalidad adulta se ha reducido en este lapso de tiempo, nada hay que induzca a pensarlo, pero si tenemos claro que se ha reducido la mortalidad preadulta mediante la suplementación trófica que ofrece alimento a jóvenes y subadultos en las épocas mas duras del invierno cuando los recursos tróficos naturales escasean, y los fija en áreas geográficas seguras.

La alimentación suplementaria puede ser fundamental para reducir la mortalidad preadulta y aunque no existen datos relativos al quebrantahuesos, si expone los resultados de investigaciones con otras especies que así lo sugieren. (Donázar et al., 1993).

Bibliografía:

[1] J.A. Donázar, 1993. Los Buitres Ibéricos, biología y conservación. J.M. Reyero editor.
[2] R. Heredia y B. Heredia 1991. El quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) en los Pirineos. Características ecológicas y biología de la conservación. ICONA.
[3] F. Hiraldo, M. Delibes y J. Calderón 1979. El quebrantahuesos (Gypaetus barbatus). Sistemática, taxonomía, Biología, Distribución y protección. ICONA.
[4] III Congreso Internacional Sobre Aves Carroñeras. Conclusiones. Guadalajara 28 de abril-1 de mayo de 2000.

000
Traducir »